¿Qué puedes hacer durante dos días en la ciudad de Barcelona para ser más feliz?

1) Beberte una copita de cava en una terraza del puerto, mientras el sol te da en la cara y de reojo, ves el ir y venir del teleférico.

2) Entrar en la bombonería “Fargas”, que existe desde el siglo XIX (1827), caer en la tentación de probar las lenguas de gato de chocolate negro y el chocolate a la piedra (las semillas de cacao se muelen en una piedra y de ahí su nombre. En la bombonería puedes ver el molino donde lo hacen).
Estar un rato de charla con el vendedor y dejarte aconsejar por él.
Carrer del Pi,16

http://www.fargachocolates.com/es/

3) Descubrir, por casualidad, el jardín de la casa de Ignacio Puig. Es un jardín romántico creado en el año 1861.

Situado en el interior de un hotel de 4 estrellas desde la recepción amablemente te indican la puerta de acceso. No seas tímido y pasa a verlo, es una gozada encontrar estos espacios de tranquilidad en medio de una ciudad tan dinámica como Barcelona.

También se puede entrar por el Carrer d´en Quintana 4.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/oasis-cerca-rambla-2422393

4) Comer pronto para el horario español en una frutería que se llama “Hamaca” en el barrio del Born.
Un “bikini” vegetal, un zumo de remolacha. Aprovechar para cargar el móvil y poder seguir haciendo fotos, comprarte una manzana “pink lady” para el camino.
Para los que no lo sepan, el “bikini” es lo que, por ejemplo, en Madrid, se conoce como un sándwich mixto, es decir, un bocadillo de pan bimbo calentito de queso y jamón york.
Plaza San Agusti Vell 15

5) Disfrutar de los bocadillos de sobrasada y queso de Casa Conesa.

En la plaza de San Jaume desde el año 1951. Son baratos y exquisitos.

6) Oler un ambientador a “champán y rosas” en Cerabella (también vende velas desde hace más de 100 años).

Fue fundada a finales del siglo XIX por una mujer de Pallars, Francesca Abella.
Sant Antoni Abat 9.

http://www.cerabella.com/velas/catalogo/?lang=es

7) Cenar almejas, pulpo y un par de cigalas en “Casa Mari y Rufo”, al lado del mercado Santa Caterina. Beber un par de copas de cava si o si.

Es como estar en el salón de la casa de una familia numerosa.

La “jefa” es capaz de decirles a unos argentinos que tienen la mejor carne del mundo pero que no la saben cocinar sin que se le muevan las pestañas.

C/Freixures 11

8) Apuntarte una mañana a un taller para conocer las nociones básicas de la técnica del “trecandis”. El “trencadis” es lo que utilizaba Gaudí para hacer sus obras.
C/Corders 10.

9) Escribir las postales que compraste para amigos de toda la vida de tu familia.

Darles solo buenas noticias. En las postales solo se pueden contar anécdotas bonitas.

10) Ver por primera vez en vivo y en directo la lámpara cesta de Miguel Milà.

Empezar a ahorrar para comprar una ( el precio ronda los 300 euros).

Descubrir que en la recepción de “la Pedrera” tienen un par de ejemplares.

11) Toparte por azar con una tienda donde te venden a granel legumbres ya cocidas.

12) Volver a dar con otro jardín secreto en la calle de Portaferrisa (dentro de una tienda) que tiene un bar donde tomarte un café.

13) Comerte un helado de coco y violeta de la heladería Rocambolesc mientras paseas por las Ramblas haciendo de turista.

14) Aprenderte el nombre de al menos tres marcas de cava catalán. (De momento, el cava “Recaredo” se está convirtiendo en nuestro favorito).

http://www.recaredo.com/es/

15) Pasear sin prisa por los puestos del mercado de Santa Caterina y llevarte para comer en casa una butifarra y unos calçots.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s