Las reglas del mundo laboral han cambiado. Cómo adaptarse a las nuevas.

Hora de cambiarEstas son algunas ideas acerca de cómo ha cambiado la forma de buscar trabajo y de cómo muchas personas siguen empeñadas en hacerlo de la misma manera de siempre.
Cuando nos planteamos buscar un trabajo tenemos dos opciones:
1) Seguir jugando con las mismas cartas que teníamos hasta ahora y olvidarnos del nuevo reglamento.
2) Aprender a jugar con las nuevas cartas lo antes y lo mejor posible.
Los trabajadores de países afectados por la crisis económica iniciada en el año 2007 tienen esas dos posibilidades a su alcance. Ni una más ni una menos.

Antes de optar por alguna de las dos, vamos a aclarar que uno de los caminos es mucho más sencillo que el otro.

El primer camino, el de seguir jugando con las mismas cartas y las mismas reglas que hasta ahora, es el sendero fácil.

Veamos a continuación qué es lo que pasa con cada una de las opciones:

Usted elige la opción nº 1. Ya hemos comentado que es el camino sencillo. No nos parece mal su opción. Hay que respetar la libertad de cada uno a la hora de ampliar el campo de batalla laboral.
Usted sigue aferrado a sus viejos esquemas caducos del siglo XX para encontrar un trabajo que le dé para pagar sus facturas y realizarse como persona.

En esta búsqueda activa de trabajo existen acciones que le dan pereza. Con los años se ha vuelto un poco comodón y le cuesta arrancar. Esto le pasa a todo el mundo, pero usted está buscando trabajo, no olvide que ese es su principal objetivo.

Se enfoca en varias estrategias erróneas. A continuación una lista de las más corrientes:

1) Es de los que piensa que cuantos más conocimientos ponga en su CV y cuantas más experiencias peregrinas añada en él, más lejos llegará.

¿Qué entendemos por experiencias peregrinas? Actividades que no aportan nada al puesto laboral al que aspira en estos momentos.

Ejemplo: busca trabajo como traductor de francés a español y no pierde la oportunidad de comentar su experiencia como monitor de natación cuando estaba estudiando en la universidad. ¿Cree que esa experiencia será un plus en su futuro trabajo?

El añadir todas esas experiencias podía tener sentido antes, cuando el mundo se regía por los principios de acumulación de conocimientos teóricos que luego se escribían en un folio. Ahora ya no vale como estrategia.

Sí, si ya sabemos que le encantaba escribir a máquina y que se sacó el título de mecanografía cuando estaba estudiando 8º E.G.B (para los lectores jóvenes de nuestro blog,  equivale a 2º de la E.S.O, es decir entre los 13 y 14 años de edad) pero eso aporta poco valor por no decir que le resta.

2) Otra estrategia en la que insiste es en tener un CV con un montón de hojas que hace la función de escudo protector. Hasta hace poco le sirvió para defenderle ante el mundo y hoy ingenuamente piensa que lo sigue haciendo.

Sigue empleando el viejo formato de CV con varias páginas y donde la información pasa de un sector a otro sin mucho sentido ni ningún hilo conductor.
Se sigue empeñando en ello y esos consejos que con tan buena intención le han dado de diseños más actuales de presentación de la información han caído en saco roto.

Actualmente, nadie se quiere leer un CV de varias páginas y donde la información no esté organizada y sea clara.
3) Otra labor que le produce una tremenda pereza es adaptar una carta de presentación para el puesto solicitado. Total, usted sigue confiando en su CV y que este le protege contra todo.

¿Para qué va a perder el tiempo redactando una carta en condiciones donde pueda presentar sus capacidades y saberes si ya los ha puesto todos toditos en el CV?, ¿es que los que reciben su CV no saben leer?

Las cartas de presentación se las deja a los que eligieron la opción nº 2. ¿Ellos no querían dificultades? ¡Qué empiecen a demostrar que son unos valientes! Que sean ellos los que se pasen una tarde de domingo haciendo un dosier expresamente para esa oferta laboral tan interesante.

Su tarde de domingo es sagrada y usted solo ha trabajado toda la vida de lunes a viernes y tan fenomenal, no ve por qué debería emplear su tarde de un día festivo en hacer esas tareas pesadas.

Pero no se olvide, que al estar buscando empleo, no tiene días festivos.
La sorpresa llega (si llega) días después en forma de rechazo de su candidatura.
¿No le parece extraño que con ese CV defensor que usted abandera con tanta pasión le den tantas calabazas y tan seguidas? Tal vez es hora de ponerse a reflexionar por qué recibe tantos noes.

4) Otra idea preconcebida que tiene es que piensa que los demás le pueden buscar un trabajo. Usted confía en sus amistades y en los contactos de ellas.

Podría ser que las amistades sean de ayuda y si son majas… ¡claro que intentarán echarle una mano!

El problema no es que sus amistades le quieran o puedan ayudar, el problema está en su propia actitud.

¿De verdad cree que si delega todo en ellos, usted va a ser capaz de encontrar trabajo?, ¿ no sería mejor que fuese usted el que se mueve activamente para buscar su trabajo?

5) También nos encontramos con que a la primera dificultad que tiene relacionada con la búsqueda de trabajo desiste.

¿Que no le funciona la conexión a Internet ese día? Se desanima y no envía el CV en el plazo marcado por su futuro jefe (en vez de, por ejemplo, acercarse un momento a una de esas cafeterías bonitas que tienen conexión a internet, irse a un locutorio, pedir al vecino que le deje usar su conexión durante 10 minutos, etc).

¿Que le sale un posible encargo de traducción en el fin de semana? Usted lo rechaza. Sus fines de semana son sagrados y además justo ese en concreto, venían esos amigos a los que hace siglos que no ve. Recuerde, sus amigos tienen trabajo y por ello pueden venir a verle. Usted no, usted está buscando trabajo.

Después de todo esto, se lamenta y se ve en un pozo sin fondo. Además, le encanta decir lo mucho que se esfuerza y lo mucho que hace y lo poco que obtiene a cambio.

Todos estos pequeños detalles que hemos comentado más arriba acaban por hacer que su búsqueda de trabajo sea mucho más complicada y que por desgracia, acabe en callejones a veces sin salida.
Usted sigue jugando con sus viejas reglas, no lo olvide.

¿No hubiera sido más sensato elegir la opción nº 2 aunque fuese más difícil en los inicios? Reflexione un poco acerca de ello, aún está a tiempo de aprender el nuevo juego y no ser un marginado en el patio de recreo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s