Las mismas palabras en diferentes idiomas crean imágenes mentales y emociones distintas en los hablantes.

Hace un tiempo leí un artículo en la revista SModa (revista que se adquiere los sábados con el periódico español El País) que hablaba de cómo ciertas palabras del inglés se han incorporado rápidamente al español y las hemos aceptado como propias cuando en teoría (y solo en teoría) tienen un equivalente en nuestro idioma.

El artículo me ha sugerido algunas ideas. La principal la expongo a continuación.

Las mismas palabras en diferentes idiomas crean imágenes mentales y emociones distintas en los hablantes.

¿A qué me refiero con esto? A continuación, algunos ejemplos para ilustrar esta teoría:

1) Cuando oigo la palabra “cookie” no puedo dejar de imaginarme una masa enorme de galleta con pepitas de chocolate en la superficie. Una galleta que puede ser más grande que el plato a nada que te descuides. La asocio siempre al momento de la merienda. Nunca al desayuno.

La palabra galleta en español me provoca unas emociones y sensaciones muy diferentes. Me veo a mi misma con una galleta María  (cuyo tamaño puede ser casi la mitad del de una “cookie”) y un vaso de leche donde mojarla en los desayunos de mi niñez.

2) Con la palabra “muffin” me sucede algo parecido. Un “muffin”siempre es enorme (casi como dos magdalenas clásicas) y la cantidad de chocolate o de arándanos que van en su interior también. La magdalena clásica de toda la vida no suele ser de chocolate y no hay arándanos ni frutas.
3) El término ropa “vintage” lo asociaré ya para siempre a las tiendas del barrio de Mission en San Francisco donde era bastante sencillo encontrar un vestido de fiesta de Christian Dior y unos zapatos de Manolo Blahnik  (zapatero español para el que no lo sepa) a juego por un precio más que módico.

La ropa de segunda mano siempre me hace pensar en esas tiendas destartaladas en las que se amontona la ropa sin ningún estilo y donde jamás encontraré una ganga entre otras cosas porque no sé revolver en cajones desordenados.

 

Como ven, dependiendo del idioma, se generan imágenes que difieren entre si.

A continuación, facilito el enlace al artículo donde se defienden tesis diferentes a las que yo he planteado.
Después de leerlo, quien quiera puede opinar o aportar otros ejemplos siguiendo esta línea.

http://smoda.elpais.com/articulos/por-que-lo-llaman-cookie-cuando-quieren-decir-galleta/2468

 

Elena Rodríguez Calatrava

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s